Britta, la nueva chica del instituto Highland, tiene razones para estar exultante estas Navidades: Su tristeza ha servido para invocar a Holly Boy, el espíritu de las fiestas, despertándolo de su profundo letargo impuesto por un elfo oscuro, el Rey Otto. Esta situación pone en marcha una batalla terrenal y otra sobrenatural que se desarrollan con furia simultánea.