Karen dio en adopción a la niña que tuvo de adolescente ante la insistencia de su madre. 36 años después, mientras continúa lamentando la pérdida de su hija, conoce a Paco, un hombre antento y considerado dispuesto a darle a una familia y aportar algo de alegría a su vida. Elizabeth es la hija perdida de Karen, una mujer aparentemente segura de sí misma pero que esconde un vacío interior que la lleva a frecuentemente de trabajo y establecer relaciones sin vínculos emocionales, como la que acaba de iniciar con su nuevo jefe. En las vidas de todos ellos se cruzará Lucy, una joven que quiere ser madre a toda costa y cree estar preparada para ello, pero pronto descubrirá que ser madre implica mucho más que dar a luz a un bebé.