Ray Winkler tiene una gran idea para robar un banco: mientras su mejuer Frenchy se dedica a vender galletas como apadera en un local adyacente, él y sus compinches cavarán un túnel que conectará con la entidad financiera. Con lo que no cuenta ray es con el éxito que alcanzan entre la clientela las galletas caseras de su esposa.