Ayla, una niña Cromagnon de 5 años, queda aislada de su tribu por culpa de un terremoto y es acogida por un grupo de Neanderthales, que basan sus razonamientos y comportamientos en las experiencias de sus antepasados.