Tom Cutler es un policía retirado que vive con su hija, y que tiene una curiosa profesión: tras un asesinato, se encarga de limpiar la escena del crimen. Pero tras limpiar los restos de un brutal tiroteo en una lujosa mansión, se da cuenta de que sin saberlo ha eliminado pruebas clave para resolver el caso, con lo que pasa a estar directamente implicado en una turbia trama policial.