Neil Warner, Abby y su hija Sophie tienen una vida familiar perfecta hasta que la niña es secuestrada por Tom Ryan, un hombre frío y calculador que trastorna por completo sus vidas